Saltear al contenido principal
Oferta

UNDO 5: La Fiebre del Tesoro

12.99 11.69

Un hombre de unos veinte años está parado al lado de una cripta abierta, con una expresión de horror en su cara. La escasa luz de su linterna revela un conjunto de escaleras que conducen a las profundidades de una oscura y maloliente cripta. A su Con un salto vigoroso, una mujer rubia de unos veinte años se lanza desde la cabina del pequeño avión y se precipita hacia la jungla. Cuando el avión explota poco después del salto, no parece sorprendida, sino contenta. Se ríe porque sabe que ha ganado. El objeto brillante que sostiene en su mano es prueba de ello. El aire se cuela violentamente entre los rasgones de su uniforme de expedición.

Solo quedan 1 disponibles

SKU: 8437018648528 Categorías: ,

Descripción

UNDO 5: La Fiebre del Tesoro

Un hombre de unos veinte años está parado al lado de una cripta abierta, con una expresión de horror en su cara. La escasa luz de su linterna revela un conjunto de escaleras que conducen a las profundidades de una oscura y maloliente cripta. A su Con un salto vigoroso, una mujer rubia de unos veinte años se lanza desde la cabina del pequeño avión y se precipita hacia la jungla. Cuando el avión explota poco después del salto, no parece sorprendida, sino contenta. Se ríe porque sabe que ha ganado. El objeto brillante que sostiene en su mano es prueba de ello. El aire se cuela violentamente entre los rasgones de su uniforme de expedición. Aún riendo, tira con confianza del pilotillo que abre su paracaídas, pero algo va mal. Tira y tira de nuevo, una y otra vez, pero con cada tirón, la angustia y el pánico empiezan a crecer en su pecho. La certeza de que el paracaídas nunca se abrirá termina por apoderarse de ella…lado hay una mochila, una pala y un teléfono portátil, cuyo cable baja por las escaleras hasta perderse en la oscuridad. «¡Lárgate! ¡Cierra la cripta y corre!», grita una voz en tono de pánico a través del teléfono. «No puedo dejarte, Harley», responde con voz temblorosa mientras mira la pesada losa de piedra que dejaron a un lado. «Harley, ¡¿puedes oírme¡?», grita. Un ruido semejante a un crujido suena en el auricular; después, una voz fría y fantasmal: «TÚ ,ESTÚPIDO, HARLEY ESTÁ MUERTO». El hombre empieza a reir histéricamente. En estado de shock, su mente trata de protegerse de la locura, y de repente su corazón se detiene. El hombre ha muerto..

Close search
Carrito